Institut Guttmann

Hospital de neurorrehabilitación

+34 93 497 77 00

Historia

La Fundació Institut Guttmann fue constituida en 1962 por Guillermo González Gilbey junto a Juan Antonio Andreu Bufill y Luís Gil de Biedma Alba.

Iniciando su actividad como hospital para personas con lesión medular, la fundación fue evolucionando hasta convertirse en el centro asistencial y de conocimiento de referencia internacional en el ámbito de las neurociencias en general y de la neurorrehabilitación en particular. Durante toda su trayectoria, la institución ha sido fiel a su objetivo inicial: Proporcionar la mejor rehabilitación integral posible a las personas con lesión medular, daño cerebral adquirido u otra discapacidad de origen neurológico; a la vez que luchar por los derechos de las personas con discapacidad y su plena equiparación social.

La idea

Sr. Guillermo González Gilbey

Guillermo González Gilbey (1926-1987) a los 32 años tuvo un accidente de tráfico que le causó una tetraplejia. Tras experimentar la ausencia en nuestro país de la atención médico-rehabilitadora adecuada, Guillermo González viajó a Inglaterra para recibir tratamiento.

Allí, gracias a las técnicas desarrolladas por el Dr. Ludwig Guttmann, comprobó que era posible lograr el grado de rehabilitación necesaria para recuperar una vida activa y satisfactoria pese a las grandes limitaciones físicas; a su regreso a Barcelona, junto a sus amigos, impulsó la creación de un centro ho

spitalario donde las personas con lesión medular pudieran recibir la atención especializada que él había recibido en el extranjero.

Su tenacidad hizo posible, el 27 de noviembre de 1965, la inauguración en Barcelona del primer hospital de España dedicado al tratamiento y rehabilitación integral de las personas afectadas por 

una lesión medular. Situado en el barrio de La Sagrera, el nuevo hospital recibió el nombre de Instituto Guttmann, en honor al que había sido su médico en Inglaterra, el Dr. Guttmann.

La inspiración

Sir Ludwig Guttmann (1899-1980) fue un reconocido médico y cirujano alemán. Pese a ser considerado uno de los neurocirujanos más importantes del país, durante la Alemania Nazi su condición judía le obligó a exiliarse y buscar refugio en Inglaterra. Durante la Segunda Guerra Mundial, los casos de paraplejia y tetraplejia aumentaban, siendo causa de mortalidad en la mayoría de los casos. Quienes sobrevivían, lo hacían con una pésima calidad de vida y destinados a permanecer en instituciones para enfermos durante el resto de sus vidas.

En 1944, el Gobierno Británico nombró al Dr. Guttmann director de un nuevo centro para afectados por lesiones de médula espinal, instalado en el hospital de Stoke Mandeville, cerca de Londres. Allí, el Dr. Guttmann desarrollo su método para el tratamiento de la persona con lesión medular desde las fases iniciales hasta su plena reinserción social, con el objetivo de que sus pacientes volvieran a ser considerados miembros útiles y respetados por la sociedad pese a su alto grado de discapacidad.

La aportación médica del Dr. Guttmann fue decisiva para cambiar el pronóstico de estas personas. Además, incorporó la actividad deportiva al proceso rehabilitador, apreciándola como terapia por su capacidad para mejorar la autonomía funcional, así como por sus valor emocional, psicológico y socializador. En 1952, el Dr. Guttmann fue el impulsor de los actuales Juegos Paralímpicos. 

Primeros pasos

El Dr. Miquel Sarrias Domingo (1930-2002), cirujano formado en Oxford y discípulo del Dr. Guttmann, asumió la dirección del Institut Guttmann, contribuyendo hasta el día de su jubilación en el año 2000 al establecimiento de una cultura institucional propia, basada en el rigor asistencial y el humanismo que, aún hoy en día permanece viva en el hospital y en el conjunto de sus profesionales, inspirando un modelo asistencial propio y singular.

 

 

La consolidación de un proyecto.

En los 90, bajo la Presidencia de Juan Echevarría Puig (1991-2009), se abre un ambicioso proceso de cambios que, gracias al compromiso y el esfuerzo de un nutrido grupo de jóvenes profesionales ilusionados con el proyecto y liderados por el Dr. Josep M. Ramírez Ribas, director gerente de la fundación desde 1990, consiguen impulsar el conjunto de la organización a los niveles de excelencia y reconocimiento internacional de los que hoy disfruta.

En 2002, gracias al apoyo de la Generalitat de Catalunya y la Fundación ONCE, el Institut Guttmann da un gran salto cualitativo con la inauguración del nuevo hospital en Badalona, junto al Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, que, con más de 18mil m², sus modernas instalaciones y un gran equipo profesional, se convierte en el hospital de referencia internacional que es hoy.

Previamente, en 1999, se constituye el Instituto Universitario de Neurorrehabilitación adscrito a la Universidad Autónoma de Barcelona desde donde desarrolla una fructífera labor investigadora y docente. Años muy intensos entre los que cabe reseñar también, en el 2005 la obtención de la Joint Commission International y en el 2013 la nominación como Centro de Referencia Nacional para la atención integral al lesionado medular complejo en España -CSUR-.

Por fin, ya apuntado al futuro, en 2019, se inaugura el nuevo centro Guttmann Barcelona, en el terreno del antiguo hospital en el barrio de La Sagrera, espacio en el que se sitúa, por un lado, el “Instituto de Salud Cerebral y Neurorrehabilitación” desde el que la organización se abre a la atención de nuevas patologías neurológicas y, de otro, los apartamentos adaptados con servicios “Guttmann Barcelona Life” para la promoción de la vida independiente de las personas con discapacidad.

De esta manera la Fundació Institut Guttmann, a fin de responder a los nuevos cambios que la sociedad y la propia organización reclaman, se plantea nuevos retos futuros con una mirada que va más allá de la neurorrehabilitación, ampliándose hacia el concepto de salud cerebral más vinculado a la promoción de la vida saludable que conduzca a la prevención de las distintas patologías neurológicas y neuropsiquiátricas y a contar con una mayor resiliencia (capacidad de adaptación y recuperación neurológica) en caso de contraerlas.

Una mirada hacia el futuro con el compromiso de continuar siendo una organización de excelencia, comprometida con las personas con discapacidad y la salud en general, impulsora de la investigación y la innovación en este ámbito neurocientífico, y favorecedora de la innovación social para conseguir, entre todos y todas una sociedad más justa, inclusiva y fraternal.

Miércoles, 8 Septiembre, 2021 - 12:19